Compartir
La protesta contra la polémica ley este miércoles en Hong Kong (REUTERS/Tyrone Siu)
La protesta contra la polémica ley este miércoles en Hong Kong (REUTERS/Tyrone Siu)

Miles de manifestantes bloquearon las dos principales arterias del centro de Hong Kong este miércoles por la mañana, mientras la ciudad se prepara para una nueva manifestación para denunciar un proyecto del gobierno local para autorizar las extradiciones a China.

La ex colonia británica fue escenario, el domingo, de su manifestación más numerosa desde su retrocesión a China en 1997. Más de un millón de personas acudieron a la cita, según los organizadores, para exigir al Ejecutivo hongkonés que renuncie a su proyecto de ley.

(REUTERS/Thomas Peter)
(REUTERS/Thomas Peter)

El miércoles, manifestantes -jóvenes en su mayoría- se reunían en un parque cerca de la sede del Gobierno, horas antes de que se debatiera el controvertido proyecto de ley en el Parlamento. En la zona fueron desplegados también numerosos policías antidisturbios.

Decenas de miles de personas ocuparon las dos vías, obstruyendo el tráfico, en una táctica parecida a la de los manifestantes de 2014 durante el movimiento Occupy, que bloqueó intersecciones durante meses.

(REUTERS/Thomas Peter)
(REUTERS/Thomas Peter)

Pero la primera ministra, Carrie Lam, rechazó las demandas de los manifestantes e instó a los opositores a no dejarse llevar por esos «actos radicales».

Decenas de empresas y comercios hongkoneses anunciaron el martes que este miércoles cerrarían sus puertas para protestar contra el proyecto de ley, algo poco común en la ex colonia británica.

(REUTERS/Thomas Peter)
(REUTERS/Thomas Peter)

Los comerciantes se movilizaron en las redes sociales utilizando la etiqueta «#huelga1206», anunciando que su tienda cerraría sus puertas para que los empleados pudieran manifestarse.

En virtud del acuerdo de 1984 entre Londres y Beijing que rigió en su retrocesión, en 1997, Hong Kong goza de una semiautonomía y de libertades que no existen en China continental. En teoría, esta situación debería prolongarse hasta 2047.

(REUTERS/Tyrone Siu)
(REUTERS/Tyrone Siu)

Sin embargo, desde hace alrededor de una década, en la ex colonia británica se vive una fuerte agitación política por la preocupación que despierta la creciente injerencia de Beijing en sus asuntos internos, y por la sensación de que el acuerdo de retrocesión y el famoso principio de «Un país, dos sistemas» no se estén respetando.