Compartir

El momento en que el presidente saliente del Congreso, Ernesto Macías, anticipa su «jugadita» sin saber que tenía su micrófono abierto

Comenzó un nuevo periodo de sesiones en el Congreso de la República y desde el minuto cero vino cargado de polémica, la cual terminó por opacar el discurso que el presidente Iván Duque pronunció al instalar la segunda legislatura del año.

Los titulares se los llevó el presidente de esta corporación, Ernesto Macías, miembro del partido de gobierno, cuya «ultima jugadita» antes de dejar el cargo consistía en un plan para sabotear la intervención de la oposición, el cual anunció por el micrófono de su atril sin percatarse que este estaba encendido.

«Les voy a hacer una jugada a estos de la oposición. Es que nos toca por obligación que ellos hablen después del Presidente, tan pronto termine él yo digo ‘se decreta un receso’ y entonces le pido a la comisión que acompañe al Presidente y los sacó de aquí, eso no lo saben, esta es mi última jugadita de presidente (del Senado)», afirmó el senador del Centro Democrático, que después de percatarse que sus palabras se habían escuchado en todo el recinto agregó: «Es que no me tienen apagado este micrófono«.

La «jugadita» de Macías se cumplió, ya que como dijo después de que acabó Duque su discurso, este fue acompañado por varios parlamentarios del Centro Democrático hasta salir del lugar, por lo que no escuchó la intervención que por el derecho a réplica y en nombre de todos los partidos de oposición, hizo el senador del Polo Democrático, Jorge Enrique Robledo.

Las palabras de Macías despertaron gran revuelo y recordaron como hace un año en la posesión de Duque también fue él quien acaparó la atención con su duro discurso contra el gobierno saliente de Juan Manuel Santos.

Ernesto Macías será investigado por la Procuraduría General
Ernesto Macías será investigado por la Procuraduría General

Ante la polémica, el senador se limitó a escribir un tuit: «Respuesta para algunos de mis críticos: cometí un error, pero nunca he cometido delitos«.

No obstante, su actuación dio pie para que la Procuraduría General de la Nación, instancia que investiga disciplinariamente a los funcionarios públicos, abriera un proceso contra el saliente presidente del senado para determinar si hubo falta en su proceder, ya que su «jugadita» pudo haber violado los derechos que por Ley tiene la oposición.

Silla Vacía para Santrich

El otro hecho destacable de la posesión del Congreso fue que se confirmó la insistencia del presidente de la cámara baja en decretar «silla vacía» a la curul del prófugo ex jefe de las Farc, Jesús Santrich.

Esto significa para el partido de las FARC perder un puesto en el Congreso, por lo que quedarían con solo cuatro representantes. Aunque el partido ha anunciado que demandará para mantener la curul sosteniendo que no le pertenece un individuo sino al partido, y pese a que este último se ha desmarcado de la decisión de Santrich de huir de la justicia, en la Cámara todo está listo para que la curul quede desierta.

Jesús Santrich, el ex lider de las FARC prófugo
Jesús Santrich, el ex lider de las FARC prófugo

«Lo único que se puede garantizar y confirmarle al país es que el señor ‘Santrich’ tiene silla vacía, se puede afirmar, pero lo que envió la sala penal de la Corte Suprema de Justicia es un documento confidencial», expresó el nuevo presidente de la Cámara Carlos Cuenca.

El proceso viene andando desde el pasado 16 de julio cuando la Cámara de Representantes pidió a la Corte Suprema , procuraduría y Fiscalía, el expediente de Santrich por presunto concierto para delinquir con fines de narcotráfico, buscando tener las razones suficientes para invocar el artículo 134 de la Constitución que no permite reemplazar el titular de una curul cuando sea en caso de «condenados por delitos comunes relacionados con pertenencia, promoción o financiación a grupos armados ilegales o actividades de narcotráfico (…) Tampoco quienes renuncien habiendo sido vinculados formalmente en Colombia a procesos penales por la comisión de tales delitos, ni las faltas temporales de aquellos contra quienes se profiera orden de captura dentro de los respectivos procesos».

Otra líder social fue asesinada durante el discurso de Duque

Mientras el presidente Iván Duque pronunciaba su discurso, el país conoció la muerte de Yamile Guerra, abogada y dirigente política de Santander quien ha militado en partidos como el Liberal y Opción Ciudadana.

Según las autoridades, su crimen parece estar asociado con un litigio de tierras, algo común en casos de muerte a líderes sociales, cuyas cifras rondan los 300 asesinatos desde que se firmó el Acuerdo de Paz.

Iván Duque, ante el Congreso colombiano
Iván Duque, ante el Congreso colombiano

El hecho tomó especial relevancia debido a que el tema de los asesinatos de líderes sociales fue el gran ausente en el discurso del presidente, quien se centró en otros asuntos como la fumigación de cultivos ilícitos con glifosato, el combate al ELN y la cadena perpetua a violadores de menores. Además, mientras hablaba, dos congresistas miembros de la oposición sostuvieron carteles con fotos de los líderes muertos, imágenes que no se apreciaron en la transmisión televisada.

La intervención de Duque fue fiel a su tono conciliador e hizo varios llamados a la «unidad nacional«, en especial cuando presentó el proyecto de cadena perpetua para violadores de niños que será una de las apuestas del gobierno en la nueva legislatura.

También anunció un proyecto para homenajear a los 22 cadetes que murieron en el atentado del ELN a la Escuela General de Policías en Bogotá que incluye pensión para sus familias y cerró definitivamente cualquier posibilidad de retomar los diálogos con el grupo insurgente.

Así mismo resaltó que «este 2019, por primera vez en siete años, el área de cultivos ilícitos frenó su crecimiento exponencial y hemos erradicado y sustituido más de 80.000 hectáreas en lo corrido del Gobierno«, agradeciendo además a la Corte Constitucional por volverle a abrir la puerta a las fumigaciones con glifosato.

Por último, anunció «un nuevo proyecto anticorrupción, concertado con la Fiscalía General de la Nación y las distintas fuerzas políticas», a propósito de todas las iniciativas contra la corrupción que se hundieron en el Congreso el último año, como la eliminación del beneficio de casa por cárcel para condenados por corrupción.