Compartir
Ana Brnabic (Shutterstock)
Ana Brnabic (Shutterstock)

Serbia ha avanzado esta semana en las restricciones para la paternidad o maternidad entre personas del mismo sexo, pese a que su primera ministra, Ana Brnabic, es abiertamente lesbiana y su pareja acaba de ser madre de un niño a través de inseminación in vitro.

De acuerdo con Radio Free Europe, el ministro de Salud del gobierno  conservador, Zlatibor Loncar, incorporó una serie de normas que prohíben la inseminación artificial y la fecundación in vitro para cualquier persona que tenga una «historia de relaciones homosexuales durante los últimos cinco años».

Las organizaciones y los activistas LGBT han protestado por la medida y presentaron un recurso legal contra ella, argumentando que viola las leyes que prohíben la discriminación basada en la orientación sexual.

Dragoslava Barzut, del grupo de derechos LGBT ‘De Se Zna!’ dijo a medios locales que la decisión «viola la Ley de Prohibición de la Discriminación así como la Constitución de la República de Serbia». Y agregró: «No está en línea con otras leyes. Por lo tanto, debe ser revisado».

La premier Ana Brnabic y su pareja (AP)
La premier Ana Brnabic y su pareja (AP)

La medida no sorprende en relación a la historia del tradicional país de la península balcánida, sino que la llegada al poder de Brnabic había despertado esperanzas de que ciertas cosas podían empezar a cambiar para la comunidad LGBT. 

En efecto, en febrero pasado Brnabic dio la bienvenida Igor, el hijo de su compañera Milica Djurdjic. La primera ministra y Djurdjic viven juntas pero no existe ningún tipo de reconocimiento oficial de que sean pareja ni tampoco de que tengan un hijo en común. El hijo es exclusivamente de su madre biológica.

Aunque en el país se ha propuesto un proyecto de ley para proporcionar algún tipo de reconocimiento básico de las relaciones homosexuales, no extiende los derechos de adopción a las parejas del mismo sexo, muchas de las cuales tienen que ir a otro lugar para tener hijos.

Brnabic fue nombrada Primera Ministra por el presidente conservador de Serbia, Aleksandar Vučić, en 2017, convirtiéndose en una de los tres líderes mundiales abiertamente homosexuales que en la actualidad ocupan cargos ejecutivos.

Ana Brnabic (Shutterstock)
Ana Brnabic (Shutterstock)

Los otros dos son el irlandés Leo Varadkar y el luxemburgués Xavier Bettel, ambos representantes de países que han hecho progresos sustanciales en materia de derechos LGBT; una situación que dista mucho de lo que en materia legal sigue sucediendo para las parejas gays en Serbia.

Brnabic ha insistido en que su sexualidad nunca ha sido un problema en su país, aunque en el pasado se ha enfrentado a burlas homofóbicas por parte de sus propios ministros.

«He sido abiertamente gay toda mi vida y nunca he tenido problemas en Serbia. Me gustaría pensar que Serbia no es tan conservadora, ni homófoba, ni xenófoba (…) Ciertamente hay espacio para mejorar y cambiar y ciertamente todavía hay gente que piensa ‘esto no está bien, que esto no es parte de nuestra tradición y parte de nuestros valores aceptados’, pero creo que son una minoría. Una fuerte minoría, concedido, pero una minoría», declaró recientemente.

En el 2017, Brnabic participó del desfile del Orgullo de Belgrado, marcando un verdadero hito para un jefe de gobierno en el país balcánico.

Ana Brnabic (Shutterstock)
Ana Brnabic (Shutterstock)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Jair Bolsonaro suspendió el financiamiento público para series de TV con temática LGBT