Compartir
La obra está inspirada en una fotografía familiar y en cómo Arantza Peña Popo piensa retribuirle todos los sacrificios que su madre ha hecho por ella. (Foto: Google)
La obra está inspirada en una fotografía familiar y en cómo Arantza Peña Popo piensa retribuirle todos los sacrificios que su madre ha hecho por ella. (Foto: Google)

Cada año, Google le solicita a estudiantes de escuelas primarias y secundarias en Estados Unidos usar su creatividad e imaginación para elaborar un doodle que aparecerá en la portada de la página durante un día. Este año, la ganadora fue Arantza Peña Popo, una joven colombiana que reside en Lethonia, Georgia, con su madre.

En todos los concursos, la compañía establece una temática concreta a partir de la cual los jóvenes deben idear una ilustración con el fin de que sea mostrada en la página inicial del buscador. Para esta ocasión, el tema fue: «Cuando sea grande, espero…».

En una entrevista con Jimmy Fallon en el programa The Tonight Show, Peña explicó que la inspiración más grande que tuvo para realizar la obra que actualmente es expuesta en los navegadores de todo el mundo fue su madre, a quien ha visto como un ejemplo desde siempre.

«Mi madre fue la inspiración principal de este doodle… Ella trabajó duro para salir adelante y le agradezco todos sus sacrificios«, fueron algunas de las palabras de Peña Popo cuyo diseño fue elegido entre más de 200.000 propuestas.

Cada año, Google busca que los estudiantes muestren su creatividad e imaginación a través de sus diseños. (Foto: Juan Vicente Manrique/Infobae)
Cada año, Google busca que los estudiantes muestren su creatividad e imaginación a través de sus diseños. (Foto: Juan Vicente Manrique/Infobae)

Al inicio pensó en hacer algo sobre una carrera a la que le gustaría dedicarse, pero después decidió realizar algo más personal. «Entonces decidí hacerlo sobre mi madre. Ella ha hecho muchos sacrificios por mí y quise mostrar que se los retribuiré en el futuro, a partir de darle una mejor vida», explicó en la entrevista.

Su doodle se llama «Una vez que lo recibas, devuélvelo» y en él se muestra una foto de su madre cuidando de Arantza cuando era una bebé y justo debajo de esa fotografía está la propia Arantza protegiendo a su madre, lo cual hace referencia a un cambio de papeles generacionales.

Peña Popo describió a su madre como una persona que «ilumina cualquier habitación en la que se encuentra» y con esto pretende agradecerle lo que ha hecho por ella, pero además espera ayudar a que en el futuro cumpla sus sueños como viajar por el mundo.

Como premio por su trabajo, Peña Popo recibirá una beca universitaria con valor de USD 30.000, pero ella no fue la única beneficiada, pues su escuela también obtendrá un premio de USD 50.000, el cual deberá invertirse para equipamiento tecnológico.

La edición anterior del concurso lo ganó una niña de siete años cuyo sueño era convertirse en paleontóloga. (Foto: Google)
La edición anterior del concurso lo ganó una niña de siete años cuyo sueño era convertirse en paleontóloga. (Foto: Google)

Al respecto de su trabajo, Peña declaró que a partir de ahora tendrá más confianza en lo que hace después de esta experiencia. «Honestamente lo vi como un pequeño boceto, pero me sorprendió que hubiese impactado a las personas mucho más de lo que pensaba. Creo que tomaré mis cosas más en serio«.

Comenzó a dibujar a los tres años y su atracción por este arte surgió del hecho de poder crear algo que «no existía minutos antes». Además de que es una actividad que le llena, pues en un mundo con «tantas reglas y restricciones», ser artista le da libertad y en el futuro espera publicar novelas gráficas y cómics alternativos.

Los finalistas del concurso fueron juzgados estado por estado y de acuerdo con los términos del concurso, los participantes fueron agrupados en cinco grupos referentes a la edad de los niños y en cada uno hubo 10 ganadores. De todos ellos salió un finalista nacional para cada grado y al final se escogió únicamente uno.

El año pasado, Sarah Gomez-Lane, una niña de siete años, fue la ganadora del concurso cuya temática era «Lo que me inspira» y sobre la base de ese concepto ella representó su sueño de convertirse en una paleontóloga al ser mayor.