Compartir
Esta fue la piedra que se cree que tiene 6.000 años de antigüedad y que fue encontrada en Mount Vernon (Virginia) (Sierra Medellin/George Washington’s Mount Vernon)
Esta fue la piedra que se cree que tiene 6.000 años de antigüedad y que fue encontrada en Mount Vernon (Virginia) (Sierra Medellin/George Washington’s Mount Vernon)

Hace unos 6.000 años, un hacha de piedra que había sido hábilmente tallada y moldeada por los nativos americanos se perdió en una cresta sobre el río Potomac, en Virginia. El hacha, de aproximadamente 18 centímetros de largo, había sido cortada y alisada. También se había estrechado en un extremo donde se  unía un mando de madera. Su pérdida debió haberse sentido profundamente.

Seis milenios después, el 12 de octubre de 2018, Dominic Anderson y Jared Phillips, estudiantes de último año de secundaria de 17 años de Ohio, estaban en una excavación arqueológica en la finca de George Washington en Mount Vernon, cuando una piedra que parecía una papa grande apareció en la pantalla de tamizado. No estaban muy seguros de lo que era, así que preguntaron a los arqueólogos de Mount Vernon que trabajan cerca.

Era el hacha perdida, que había desaparecido hacía 60 siglos.

Los funcionarios de Mount Vernon anunciaron los detalles del hallazgo hace unos días. Dijeron que fue un descubrimiento importante que ayuda a llevar la historia del sitio del primer presidente de lo que, más tarde, se convertiría en Estados Unidos.

Proporciona una ventana a las vidas de las personas que vivieron aquí hace casi 6.000 años“, explicó Sean Devlin, curador de colecciones arqueológicas de Mount Vernon. “Artículos como este son un recurso vital para ayudarnos a conocer las diversas comunicaciones que dieron forma a este paisaje a lo largo de su larga historia”.

Los funcionarios de Mount Vernon apuntaron que el hacha había sido realizada a partir de un trozo de “piedra verde” que probablemente se había tomado de un río local.

Se había astillado con una piedra de martillo para crear un borde de corte y luego tallado con una piedra más dura para crear una superficie de corte más suave. Luego se trabajó aún más con una piedra de esmerilado y se cortó la ranura donde se unía el mango. La herramienta fue probablemente muy valiosa.

Devlin dijo que el hacha estaba fechada a través del conocimiento teniendo en cuenta el momento en que se debieron utilizar tales herramientas, comparándolas con otras del período y datando los métodos de su construcción. Se cree que es el primer artículo encontrado en Mount Vernon en los últimos años.

Los fabricantes del hacha probablemente fueron personas que migraron en barco por el río Potomac de forma estacional y que posiblemente no hayan vivido en aldeas fijas, según dijo Devlin en una entrevista telefónica. El hacha habría sido una posesión clave durante sus viajes.

Cuando te esfuerzas por hacer herramientas como este hacha, probablemente la hubieras llevado contigo“, dijo. “No harías algo como esto por casualidad y no lo utilizarías una o dos veces y lo arrojarías. Esto es algo en lo que la gente invierte tiempo. Definitivamente no es algo que haya sido tirado por casualidad”.

El hacha, probablemente, se usó para cortar o tallar madera y parece que no era un arma.

“Siempre es fantástico salir y ver algo tan evocador”, remarcó.

El hacha fue encontrada por estudiantes de la escuela de secundaria Arzobispo Hoban en Akron (Ohio). Catorce estudiantes, encabezados por el profesor de arqueología Jason Anderson, estaban ayudando a trazar las dimensiones de lo que se cree que es un cementerio para los afroamericanos esclavizados de Mount Vernon y sus descendientes.

Pero el área es relativamente prístina y tiene muchos artículos prehistóricos, según avanzó Joe Downer, gerente de investigación del campo arqueológico de Mount Vernon.

Downer dijo que Dominic Anderson, el hijo del maestro, y Phillips, el segundo estudiante, lo avisaron cuando encontraron el hacha.

¿Esto es algo?“, explicó sobre lo que le preguntaron.

“Me sorprendió un poco cuando lo vi. Lo miré y lo sostuve durante un minuto, y pensé: ‘Bueno, podría ser una de las cosas más geniales que encontramos aquí‘”.

“Es bastante inconfundible cuando lo ves”, agregó.

Jason Anderson, el maestro, comentó que los estudiantes de la escuela han estado haciendo trabajos de arqueología en Mount Vernon durante seis años.

“No es un viaje de estudios”, manifestó en una entrevista telefónica. “Los estudiantes están trabajando. Esto no es solo una tiempo para la diversión, esto supone mucho trabajo, pero muy satisfactorio“, declaró.

“Lo más bonito: el propósito es que estas cosas hagan que los estudiantes se interesen por la arqueología”, recalcó. “Estoy realmente feliz de no haberlo encontrado yo o cualquiera de los adultos. Estaba súper, súper emocionado cuando los estudiantes fueron los que lo examinaron y dijeron: ‘Oye, ¿qué es esto?'”, finalizó.