Compartir
Laidley Creek West, cerca de la zona donde vivía Darrell (Foto: Captura Google Maps)
Laidley Creek West, cerca de la zona donde vivía Darrell (Foto: Captura Google Maps)

Confiar ciegamente en la aplicación Google Maps le salió muy caro a la Policía de Queensland, Australia, cuya reputación sufrió un golpe bastante duro tras conocerse que pudieron hallar un cadáver 18 meses antes de lo planeado.

Darrell Simon, de cuarenta y seis años, fue visto por última vez en noviembre del 2014. Había acabado de salir de la casa de su novia.
Una semana después la policía inició un operativo de búsqueda en la propiedad de Darrell, situada cerca de Laidley Creek West, en la costa este del país. Pero a pesar del rastreo exhaustivo, no encontraron nada.

Un año después, tras algunas investigaciones que no los llevaron a ninguna parte, la policía volvió rastrear el terreno que era propiedad de Darrell. Sin embargo, a pesar de esta segunda búsqueda “completa”, fracasaron nuevamente.

El cuerpo de Darrell pudo haberse encontrado mucho antes (Foto: @GoogleES)
El cuerpo de Darrell pudo haberse encontrado mucho antes (Foto: @GoogleES)

Pasado algún tiempo, cuando los agentes ya se habían quedado sin recursos y más pistas que los condujeran al cuerpo de Darrell, este fue localizado por los nuevos dueños del lugar. El cadáver siempre había estado en la propiedad.

Sin duda, lo que todo el mundo se preguntará es porqué la policía no encontró el cuerpo si habían realizado al menos dos búsquedas “exhaustivas” en el lugar utilizando equipo profesional que sin duda supera con creces los recursos de los nuevos inquilinos, quienes además hallaron el cadáver accidentalmente.

De hecho, antes de que fuera encontrado los agentes ya habían elaborado una hipótesis sobre el caso. Las pocas pistas que tenían los habían llevado a pensar que alguien más le pudo haber hecho daño a Darrell debido a una disputa por dinero, pues el indicio más claro que tenían era que el hombre tenía una deuda considerable.

Un error en Google Maps le salió muy caro a la policía de Australia (Getty Images)
Un error en Google Maps le salió muy caro a la policía de Australia (Getty Images)

Al final, la respuesta a todo el dilema fue algo muy simple: Google Maps marcó incorrectamente los límites de la propiedad, lo que significó que los equipos del Servicio de Emergencias del Estado (SES) terminaron haciendo la búsqueda sólo en la mitad de la propiedad.

“El hecho de que la búsqueda se realizara solo en una mitad de la propiedad fue muy lamentable y no debió ocurrir”, señaló el médico forense en su informe, quien además explicó que la demora de casi año y medio “agravó el dolor de la familia y amigos, en particular de su padre“.

“Uno se pregunta si de haber encontrado el cadáver de Darrell durante la primera búsqueda policial el 23 de noviembre de 2014, habrían surgido especulaciones tan inútiles y, a veces, claramente difamatorias y falsas”, agregó el forense.

Policía de Queensland (Crédito: @QldPolice)
Policía de Queensland (Crédito: @QldPolice)

El informe dejó en evidencia que la utilización de Google Maps fue menos útil que otras herramientas disponibles para la policía. El mismo forense recomendó a los agentes que realicen búsquedas futuras mediante el uso de datos de mapas y GPS de alta calidad, y que también mejores sus comunicaciones con los voluntarios de búsqueda.

La investigación forense, finalizada apenas el mes pasado, descubrió que Darrell se había quitado la vida dentro de la propiedad a causa de problemas financieros.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: 

Encontraron el cuerpo de un joven que había desaparecido: estaba semienterrado, cubierto de cal y con las manos amputadas

El estremecedor hallazgo del cuerpo de una mujer que murió hace 31 años enterrada en la nieve por una avalancha

Macabro hallazgo: encuentran 11 cuerpos en una casa en remodelación