Compartir
En esta temporada vacacional los los pequeños de 0 a 14 años tienen más riesgo de sufrir quemaduras, ahogamientos, envenenamientos o ser electrocutados Foto: (Mario Amaya)
En esta temporada vacacional los los pequeños de 0 a 14 años tienen más riesgo de sufrir quemaduras, ahogamientos, envenenamientos o ser electrocutados Foto: (Mario Amaya)

Aunque se cree que la casa es el entorno ideal para que los niños estén, en ocasiones puede ser lo contrario ya que en esta época de vacaciones se incrementan hasta 30% el número de accidentes ya que los niños pasan varias horas sin supervisión adecuada.

Por lo que es importante, revisar las áreas donde los niños estarán para extremar precauciones y minimizar los riesgos, ya que los pequeños de 0 a 14 años tienen más riesgo de sufrir quemaduras, ahogamientos, envenenamientos o ser electrocutados.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomienda mantener a los niños vigilados, así como también eliminar factores de riesgo en casa y los entornos en los que se desenvuelven, mantener productos de limpieza y objetos que pueden ingerir, así como cuidar que no suban a lugares altos como: escaleras, azoteas y muebles de cocina, para evitar caídas fatales, si se presenta alguno de los accidentes mencionados acudir inmediatamente a la Unidad Médica Familiar o servicio de urgencias.

El jefe de Área de Vigilancia Epidemiológica, Accidentes y Lesiones del IMSS, Miguel Angel Valladares Aranda, informó que la principal causa de atención a los menores en hospitales en esta época son quemaduras, ya sea con agua o líquidos hirviendo, cerrillos, encendedores o por introducir objetos en los contactos de la luz; caídas, con golpes en la cabeza y fracturas en brazos y piernas, e intoxicaciones por ingesta de medicamentos o productos de limpieza.

Añadió que las atenciones por quemaduras en niños aumentan 35 por ciento, que también pueden ser a causa del uso de pirotecnia que lleva a lesiones en cara, manos y brazos, e incluso a casos graves de amputación de dedos; también por conexiones excesivas en un solo contacto, series de luces en mal estado o de mala calidad y dejar encendidos las series de luces toda la noche o periodo muy largos.

Dijo que aunque menos comunes, también se atienden en unidades médicas del IMSS ahogamientos y asfixia, cuando los menores introducen juguetes u objetos a la boca, así como las intoxicaciones por monóxido de carbono por el uso de anafres dentro de los hogares.

Si bien antes los accidentes por descarga eléctrica eran frecuentes, hoy apenas un 5 por ciento de la población infantil enfrenta este tipo de accidentes. Los niños introducen a los orificios eléctricos desde lápices, clips, colores o cualquier objeto que los lleve a la curiosidad. Los ingresos más frecuentes de menores accidentados es a causa de las fracturas en brazos y codos.

El doctor Valladares Aranda indicó que la gran mayoría de los accidentes en casa son prevenibles tomando en cuenta medidas sencillas, como:

No dejar que los niños jueguen cerca o en la cocina.
No dejar que se acerquen a la estufa o calentador.
No cargar a un menor mientras se cocina.
No dejar que el menor conecte o desconecte aparatos eléctricos.
Colocar protectores de plástico en los enchufes o tomas de corriente eléctrica.
Guardar en lugares seguros los medicamentos y productos de limpieza.
No colocar sustancias tóxicas en envases de refresco.
No dejar recipientes con agua cerca de los menores, a fin de evitar que sufra ahogamiento. Tener cuidado de no dejarlo solo en la bañera.
Evitar que corran o jueguen en las escaleras o cerca de ellas y que jueguen con objetos punzocortantes.

Además resguadar veladoras encendidas, no dejar medicina a su alcance, así como jabones o productos químicos en botellas de refresco para evitar intoxicación o envenenamiento. Cerrar aljibes, no dejar baldes o botes con agua en donde puedan caer los niños.

En sitios de recreación, informarse con autoridad local los riesgos presentes, presas y lagunas no meterse a nadar, en visitas a centros de afluencia masiva, acudir bien hidratados, ropa fresca y con sombra para evitar golpes de calor mortales en bebés o adultos mayores.

El especialista señaló que datos de la Organización Mundial de la Salud reportan que cada día mueren más de 2,000 niños debido a lesiones no intencionales (accidentales) y cada año ingresan decenas de millones con lesiones que, a menudo, los dejan discapacitados de por vida.

Agregó que el Informe Mundial sobre Prevención de las Lesiones en los Niños, que constituyó la primera evaluación mundial integral de las lesiones no intencionales en los niños y que prescribe medidas para prevenirlas, concluye que si se adoptaran medidas preventivas de eficacia, podría salvarse la vida de al menos mil niños al día.

9 de cada 10 accidentes son prevenibles

Virginia Sendel, presidenta de la Fundación Michoy y Mau que brinda atención y orientación a niños quemados, así como campañas de prevención en menores creó hace 15 años la asociación luego de que en un incendio murió su hija Michelle (Michou), y su nieto Mauricio (Mau), quien falleció 20 días después por no haber podido recibir atención especializada.

Sendel reiteró que en México los accidentes en el mar o ríos son la primera causa de muerte de menores, seguido por los quemados (lo que afecta a unos 130,000 niños).

«Lo niños con más alto riesgos son precisamente de 0 a 4 años de edad que están en casa (…) las causas, en su gran mayoría, son escaldaduras. ¿en las guarderías están seguros?, pues sí, están más seguros que en casa, las guarderías tienen pedagogas, nutriólogas (los niños) tienen actividades, juegan, tienen su siesta», dijo Sendel.

La presidenta de dicha fundación opinó al respecto del recorte presupuestal al programa de estancias infantiles, propuesto por el gobierno federal, al advertir que es «muy peligroso» dejar a los niños con personas que carecen de los conocimientos necesarios para su cuidado, en este caso sus abuelos.

Comentó que, durante 20 años, en la fundación que preside han sido atendidos 2,170 niños, y que, en la mayoría de los casos; es decir, 80 por ciento, el accidente se origino en la cocina, área, dijo, «en la que se manejan líquidos calientes».

Luis Aarón de 7 años desapareció en Tamaulipas Foto-. Facebook
Luis Aarón de 7 años desapareció en Tamaulipas Foto-. Facebook

Los niños también pueden ser víctimas de raptos o extravíos

En esta temporada vacacional también se exhorta a vigilar en todo momento a los menores ya que suelen darse casos de extravios o incluso robos de infantes, como el caso de un pequeño en Tamulipas.

A través de redes sociales sus familiares pidieron ayuda localizar a Luis Aarón Aquino Florentino, de siete años de edad, quien desapareció la mañana del 6 de julio de la casa de su abuela en Ciudad Madero, luego de que su papá lo dejó solo, cuando salió a conseguir herramienta para trabajar.

En publicaciones de Facebook se detalla que al momento de su desaparición, que tuvo lugar en un domicilio ubicado en la calle Colibrí, del fraccionamiento Santa Elena, alrededor de las 11:30 horas, el pequeño Luis Aarón vestía un short café y una camisa tipo polo azul con blanco y sandalias rojas.

Medios locales destacan Roswell Aquino Contreras, padre del pequeño Luis Aarón, dejó al menor en dicho domicilio cuando salió a conseguir herramienta para reparar un faro de una camioneta, pero al regresar a la casa ya no lo encontró y comenzó a buscarlo por la colonia.