Compartir

Cristian Traverso y Blas Armando Giunta fueron entrevistados por Alejandro Fantino en su programa radial. Los ex futbolistas de Boca recordaron sus épocas en el club y fueron muy críticos con los futbolistas actuales y la dirigencia. Además, revelaron anécdotas increíbles con Diego Latorre, Naohiro Takahara y Walter Samuel, entre otros.  A continuación, los fragmentos más importantes de la desopilante entrevista por Radio La Red.

Las frases más salientes de Cristian Traverso:

«Algunos se enojaron por lo que decimos y nos mandaron a que cerremos la boca, en otras palabras. No está mal porque uno es libre de decir lo que quiera, siempre con respeto. Estos chicos viven en otro mundo».

«No gastaría la barbaridad de plata que están gastando por Izquierdoz o Marcone…, pero es el maxikiosco y está bien… Estoy cansado de jugadores, empresarios y dirigentes que usan a Boca como trampolín para llegar a Boca. Un tipo que viene con esa mentalidad de irse no tiene que entrar a Boca».

Cristian Traverso, ex jugador de Boca Juniors (NA)
Cristian Traverso, ex jugador de Boca Juniors (NA)

«Esos jugadores (como Banega) no van a venir, venden humo para la gente. Te pensás que De Rossi o un europeo o un futbolista argentino que juega en Europa va a venir a la Argentina con la familia. Con lo que implica vivir en el país».

«Me gustaría que a los chicos de Boca en vez de llevarle un psicólogo deportivo o una charla motivacional previo a River en Madrid, le hubieran llevado a una gloria de Boca».

«La final perdida de la Libertadores es la realidad, y no hay que esquivarle. Por meter la basura abajo de la alfombra cuando te diste cuenta es tarde. El Boca Alfaro estadísticamente está perfecto, pero no juega a nada».

«Nuestra humilde tarea era correr y dársela a Román»

«Román fue el mejor que yo vi. Maradona y Caniggia fueron tipos grosos, pero nosotros teníamos a Riquelme. Me decía damela, y aunque tuviera dos o tres atrás se la dabas igual, él necesitaba tocar esa pelota. Siempre se la dimos a Román, ahí descasábamos nosotros. Esa era nuestra humilde tarea: correr y dársela a Román».

«Las charlas de Carlos (Bianchi) eran bárbaras, simples. Diez minutos duraban y cada uno sabía qué tenía que hacer. La segunda Copa Libertadores la jugué de volante por izquierda, cómo no le iba a jugar si el tipo (Bianchi) a todos los tenía bien. Ahí están las diferencias».

«Entonces cuando a mí me dicen que Alfaro y los números son iguales que los de Bianchi… Yo no sé cuál es la convivencia de Boca ahora, pero yo te aseguro que si llegaran a tener el 50 por ciento de nuestra entrega por el compañero en la cancha estas finales no la perdés ni loco».

«Y la final con River había que jugarla en River, al otro día o ese mismo día, no en Madrid, porque Boca en cancha de River no la pierde y hay que jugar con el murmullo en la espalda eh, y eso se tiene que acostumbrar el jugador de hoy».

El cruce radial entre Fantino, Traverso y Giunta:

EL CHIPI BARIJHO VIVÍA ENOJADO, LA FALTA DE UN BLAS GIUNTA, EL DARDO A GUSTAVO ALFARO Y EL RIQUELME DIRIGENTE

«Hoy necesitás de un Barijho, un perro verde era. Venía enojado el Chipi a entrenar, estaba todo el día enojado. Pero yo sentía que esos pibes estaban esperando jugar, se bancaban el banco bien».

«Las prácticas en Ezeiza eran una carnicería, si Blas Armando Giunta jugaba».

CRUCE CON GIUNTA Y COMIENZAN LAS ANÉCDOTAS: LAS PATADAS A DIEGO LATORRE Y WALTER SAMUEL EN EL SUPERMERCADO

LAS CONCENTRACIONES EN EL HOTEL LOS DOS CHINOS, LA PESADA BROMA A TAKAHARA Y LA FRASE DEL MONO BURGOS

EL GESTO BENÉFICO DE BLAS GIUNTA, LA MÍSTICA QUE HAY QUE RECUPERAR Y GALLARDO

LA MIRADA DE TRAVERSO SOBRE MESSI
«A Messi, pobre pibe, le pegan de todos lados. Le dan la bombita y le dicen hacé lo que vos puedas, siempre pasó así. Lo que pasa es que juega en una liga donde no tiene roce. En la Copa América sabés a dónde lo tiran. Sudamérica es así, puro roce. Por eso cuando me dicen de un jugador de Europa que venga a la Argentina, va a jugar bien dos partidos y al tercero ya saben dónde le van a pegar y va a tener uno que le dirá todas las barbaridades para sacarlo del partido. En Europa no existe eso. No dudemos de la calidad de Messi, el pibe tiene que ganar algo porque sino tendrá la mochila de que Maradona sí ganó. Es un pibe extraordinario, es el único por el que pagaría una entrada».