Compartir
A una economía nacional tan necesita de dólares, el año próximo el complejo sojero aportaría USD 16.100 millones. Una recuperación importante luego de los efectos de la sequía de este año.
A una economía nacional tan necesita de dólares, el año próximo el complejo sojero aportaría USD 16.100 millones. Una recuperación importante luego de los efectos de la sequía de este año.

En las últimas semanas se conocieron críticas de sectores de la agroindustria nacional, a la iniciativa del Gobierno de tener facultades hasta el 31 de diciembre de 2020 para modificar las retenciones, que implica la posibilidad de elevar los impuestos hasta un 33%. Esta propuesta aparece en el artículo 83 del Presupuesto Nacional para el año próximo, que por estos días se analiza en la Cámara de Diputados de la Nación.

Según informaron los integrantes de la Fundación Barbechando, en la última reunión de la Comisión de Presupuesto de Diputados, el oficialismo admitió que habrá modificaciones a ese artículo, por pedido de la oposición y también por integrantes de la bancada de Cambiemos.

El titular de la Comisión, el diputado Luciano Laspina, reconoció, “estamos fijando un marco que evite la discrecionalidad absoluta“, y señaló que un caso de esa discrecionalidad fue la Resolución 125, a la que calificó como “un engendro hijo de la arbitrariedad”.

En diputados analizan realizar cambios al polémico artículo 83 del presupuesto que faculta al Estado a modificar retenciones, con un topo de aumento del 33%.
En diputados analizan realizar cambios al polémico artículo 83 del presupuesto que faculta al Estado a modificar retenciones, con un topo de aumento del 33%.

Luego detalló los cambios que se están analizando realizar: “Se va a establecer que los rubros de exportación alcanzados por el nuevo decreto, con alícuota del 12%, tengan un tope del 12%, con el objetivo de tranquilizar a los sectores productores”

Laspina, también confirmó que se está negociando con todos los bloques el plazo de las facultades, ya que también se cuestionó que la mismas alcanzarán al primer año del próximo gobierno.

Se prevé que la semana próxima se dictamine el proyecto, con la expectativa del oficialismo de que se trate en el recinto el 24 de octubre.

El aporte del Complejo Sojero

Mientras continúa el debate en el Congreso de la Nación sobre el presupuesto 2019, donde hay expectativas en la agroindustria sobre qué sucederá con el artículo 83 que faculta al gobierno a modificar las retenciones, un informe de la Fundación Mediterránea reflejó el aporte que realizará el año próximo el Complejo Sojero a una economía nacional muy necesitada de dólares.

En las próximas semanas estará comenzando la siembra de soja en nuestro país
En las próximas semanas estará comenzando la siembra de soja en nuestro país

Las estimaciones de cosecha de soja realizadas por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, plantean un escenario de producción de 53 millones de toneladas, aumentando 18 millones de toneladas en relación a la campaña 2017/2018.

Para la Fundación Mediterránea, teniendo en cuenta esta estimación de producción y el escenario de precios internacionales al momento de la cosecha, el complejo sojero podría aportar un flujo de divisas neto de USD 16.100 millones en 2019, con una recuperación de casi USD 5.000 millones.

“Por cuestiones estacionales de producción y demanda externa, los dólares de la nueva campaña se adelantarían a los de la cosecha vieja recién a partir de abril de 2019; como referencia, al mes de agosto del año próximo, de evolucionar todo con normalidad, el salto de divisas del complejo habría acumulado un diferencial de USD 3.550 millones”, comentó Juan Manuel Garzón, economista de la Fundación.

Además, Garzón explicó que como consecuencia del conflicto comercial entre China y Estados Unidos y por la eliminación del diferencial de derechos de exportación entre grano y sus derivados (harina / aceite), “se espera un importante incremento en la exportación de soja grano y que las importaciones de este último producto continúen en niveles relativamente altos. A su vez, existe preocupación por el futuro de la industria local, que dispondrá de menos herramientas para enfrentar a sus dos grandes y poderosos competidores (las industrias de Estados Unidos y China)”.