Compartir
Madrina y ahijada, juntas y felices ante la mesa de dulces.
Madrina y ahijada, juntas y felices ante la mesa de dulces.

Siempre fieles a sus raíces, los Demichelis –que están viviendo en Marbella– vinieron a pasar las Fiestas a la Argentina. Primera parada: Córdoba, donde Martín –oriundo de esa provincia– celebró su 38º cumpleaños (el 20 de diciembre).

El padre César Scicchitano, conocido como el “cura rockero”, se encargó de la ceremonia.
El padre César Scicchitano, conocido como el “cura rockero”, se encargó de la ceremonia.

Pero no tardaron en irse a Buenos Aires. Es que Evangelina (35) fue elegida para ser la madrina de Lupe (2 años y 9 meses), hija de Mariana de Melo (40) y el empresario José Fortunato (42). “¡Fuiste tan deseada por tus papis y todos los que los queremos! Estoy orgullosa y feliz de ser la madrina de la hija de mi mejor amiga”, comentó Evangelina, súper emocionada.

Cara a cara con Lupe, quien está en brazos de su tío y padrino, Pedro Fortunato.
Cara a cara con Lupe, quien está en brazos de su tío y padrino, Pedro Fortunato.

A Mariana, quien en 2007 sufrió un accidente automovilístico que casi le cuesta la vida y está en pareja desde hace ocho años, le fue difícil quedar embarazada. Por eso, la llegada de Lupe fue más que especial.

Evangelina junto a Mariana y sus hijas, Lupe y Zoe.
Evangelina junto a Mariana y sus hijas, Lupe y Zoe.

Ella misma lo cuenta: “Con Eva nos conocimos haciendo una producción de fotos hace más de veinte años, y siempre conservamos la amistad. Cuando estuve al borde de la muerte se mantuvo siempre a mi lado. Por eso celebro compartir con ella este momento, y soy feliz de poder tener dos hijas maravillosas (además de Lupe está Zoe, de nueve meses). Ser mamá es lo más lindo de la vida, y poder bautizar a mi hija es una gran bendición”.

Martín (ya retirado del fútbol), Evangelina y sus hijos (Bastian, Lola y Emma), al momento de llegar al salón donde se ofició el bautismo.
Martín (ya retirado del fútbol), Evangelina y sus hijos (Bastian, Lola y Emma), al momento de llegar al salón donde se ofició el bautismo.

Por Pablo Procopio.
Fotos: Fabián Mattiazzi.

SEGUÍ LEYENDO: