Compartir

El capitán de la Selección Argentina no descansa ni en un día libre y lo dejó claro en las instalaciones del Olimpia Milano. Hay un objetivo claro: Tokio 2020.

El presente de Luis Scola no sorprende como si sorprendió su nivel durante el Mundial de básquet en el que Argentina culminó segunda. En esta ocasión, el capitán de la Albiceleste deleitó a los seguidores del Olimpia Milano con una catarata de triples, habilidad que el jugador entrena cada vez más desde hace un tiempo para seguir evolucionando en lo individual.

Además, Scola volvió a demostrar que nunca para y que a los 39 años necesita estar más activo que nunca, en ritmo: metió diez triples seguidos en una práctica solitaria durante el día libre del plantel.