Compartir

El acto contó con la presencia del padre Justino Fernández de la parroquia Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa; el comerciante Roque Bruno; el gerente general del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, Oscar Morán; pescadores y vecinos del barrio Puerto de nuestra ciudad.

El padre Justino pronunció sentidas palabras a la hora de hacer historia sobre la imagen de la Virgen, al tiempo que Bruno y Morán expresaron su agradecimiento a quienes colaboraron para hacer posible la instalación de su imagen en una pequeña plaza donde también está la lancha amarilla “El Tordillo” y un bloque de Core Lock, que recuerda la obra de ampliación de la Escollera de Necochea.

Roque Bruno, en declaraciones formuladas al programa “Voces de la ciudad”, que se emite por Radio Puente 104.3 FM, sostuvo que “la imagen de la Virgen Stella Maris tiene un alto valor emotivo para la comunidad pesquera de nuestra ciudad, porque cada 2 de febrero encabezaba la procesión de las lanchas amarillas, oportunidad en la que se arrojaban ofrendas florales al mar para recordar a los trabajadores de la actividad desaparecidos”.

“Pusimos la Virgen con una cápsula de vidrio para protegerla y mi hermana la pintó, dijo el propietario de la pescadería Santa Cecilia, quien recordó que “la imagen estuvo en guarda durante muchos años en las instalaciones de la Sociedad de Patrones (de lanchas amarillas) y en los últimos años en la parroquia Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here