Compartir
Uno de los locales allanados en la localidad de Lanús donde la Policía secuestró armas y dinero en efectivo
Uno de los locales allanados en la localidad de Lanús donde la Policía secuestró armas y dinero en efectivo

Diez personas fueron detenidas este martes en el partido de Lanús, acusadas de integrar la denominada mafia china que extorsionaba a dueños y encargados de supermercados de la zona sur del conurbano y de la Capital Federal, a quienes les exigían dinero a cambio de supuesta protección.

Los investigadores creen que esta organización, conocida como “Huang Lin” por el nombre de uno de los supuestos líderes, concretó al menos 60 casos de extorsión e intimidación, algunos de los cuales quedaron filmados por cámaras de seguridad de los supermercados.

La banda fue desbaratada tras una serie de operativos realizados por personal de la Policía de la provincia de Buenos Aires en distintos comercios y en la vía pública de la localidad de Lanús y en la Capital Federal.

La nota en dialecto chino donde los extorsionadores establecían sus condiciones
La nota en dialecto chino donde los extorsionadores establecían sus condiciones

A través de escuchas telefónicas y tareas de vigilancia encubierta, agentes de la Jefatura Departamental Lanús y de la comisaría 7ma de Lomas de Zamora lograron identificar a los sospechosos y establecieron su modus operandi.

Los pesquisas determinaron que la banda estaba liderada por dos hombres de nacionalidad china, quienes estaban secundados por otros tres connacionales y, luego, la integraban otras cinco personas de nacionalidad argentina, una de ellas una mujer, que se cree eran quienes llevaban a cabo las extorsiones.

El modus operandi consistía en acercarse a supermercados chinos ubicados en las localidades de Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, Esteban Echeverría y en distintos barrios porteños y pedirles, a través de notas escritas intimidatorias, un pago de alrededor de u$s30.000 a cambio de no incendiar sus locales, balearlos, y de no herir a sus familiares.

Parte de las caretas secuestradas y usadas por los extorsionadores
Parte de las caretas secuestradas y usadas por los extorsionadores

Además, a través de la aplicación telefónica WeChat, los cabecillas organizaban el cobro de los montos pactados o, si estos no eran concretados, las represalias que debían concretar sus cómplices, explicó un jefe policial a cargo de los procedimientos.

En alguno de los videos que captaron el momento de las intimidaciones se observa un joven que ingresa al supermercado y prende fuego con la utilización de un combustible la zona de cajas, mientras que en otro se ve a un hombre que deja una nota debajo de la puerta de entrada de un local.

El pasado 28 de agosto último ya habían sido detenidos otros cuatro hombres vinculados a la banda por otros delitos, uno de los cuales era acusado de haber cometido una entradera y por un abuso sexual.

Efectivos policiales ingresan a uno de los locales allanados en el conurbano
Efectivos policiales ingresan a uno de los locales allanados en el conurbano

Durante los operativos, la PFA secuestró cinco armas de fuego, incluyendo pistolas, revólveres y pistolones; un Audi A3, un Renault Logan y una moto y 110.000 pesos en efectivo.

También se hallaron bidones de nafta, cartas con amenazas escritas en chino mandarín, máscaras rojas con el rostro de demonios, guantes de látex, una soga color roja y otros documentos de interés para la investigación.

Intervino en la causa la Unidad Funcional de Instrucción 12 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, a cargo de José Luis Suárez, quien dispuso las diligencias correspondientes para avanzar con la causa.

Seguí Leyendo

Así cayó Pixiu, la mayor organización de la mafia china en la Argentina

Sicarios de la mafia china en la Argentina: el narco peruano de los 33 tiros y las tarifas del temible “Lao Ji”